Estatua de la Libertad de Nueva York reabrió sus puertas

Estatua de la Libertad de Nueva York reabrió sus puertas

La isla neoyorquina en la que está ubicada la icónica Estatua de la Libertad volvió este lunes a abrir sus puertas, pero fueron poco más de 20 personas las que acudieron a visitarla en las primeras horas, porque en Nueva York, una de las capitales del turismo a nivel mundial, apenas se ven ya viajeros.


La Isla de la Libertad es una de las atracciones turísticas que ha vuelto a abrir sus puertas después de que Nueva York se convirtiera el pasado mes de marzo en el epicentro mundial de la pandemia del coronavirus, y tampoco lo ha hecho por completo.


De momento, se puede acceder a la isla para observar de cerca la grandiosa escultura, pero el museo que está a pocos metros permanece cerrado, al igual que el interior de la propia estatua, incluido el pedestal y la corona de "Lady Liberty".


Así lo decidieron los responsables del monumento cuando las autoridades de Nueva York anunciaron el pasado viernes modificaciones a la fase 4 de apertura de la región, entre las que estaba que no se iba a permitir abrir los espacios interiores de ningún museo.


"Cuando se nos notificó que los museos estaban excluidos de la fase 4 del plan de reapertura rápidamente nos movimos para ajustar nuestro plan de reapertura del Museo de la Estatua de la Libertad", explicó el superintendente del Monumento Nacional de la Estatua de la Libertad y la Isla de Ellis, John Piltzecker.


Siguiendo la normativa impuesta por el Estado de Nueva York, la capacidad de los ferries que transportan a los turistas a la isla ha sido reducida, los servicios de limpieza repasan el barco con frecuencia y es obligatorio el uso de mascarillas, mientras que se dispone de varios puntos de distribución de gel hidroalcohólico, situados estratégicamente cerca de puestos de comida y de información.

Agencia EFE

PXL4VHDAQFHFJO4AVPYK6SVDDQ.jpg
PXL4VHDAQFHFJO4AVPYK6SVDDQ.jpg