Letras La Gazzetta.png

Comerciantes atrapados, “entre las deudas y el covid-19”

Durante la presente semana un centenar de comerciantes formales de diferentes sectores económicos de la ciudad de Arequipa salieron a las calles, como medida de protesta, exigiendo que se ponga fin a la cuarentena en dicha provincia, cual fue decretada por el gobierno central desde el 15 hasta el 28 de febrero, para evitar mayores contagios por el coronavirus. Los manifestantes piden que se les permita continuar trabajando, pues, no cuentan con el dinero para afrontar la pandemia.


Pero la principal razón es que tienen deudas con el banco y estas entidades no les dan facilidades, a esto se suma que, los intereses se van incrementando, entre las arengas que se escuchaban fueron, “No queremos bono, Queremos trabajar, porque tenemos deudas y carga familiar”.


La movilización fue convocada para el miércoles 17 de febrero, por la federación departamental de trabajadores tras una reunión sostenida el día lunes 15, entre los representantes del gremio y de los centros comerciales.


Cuando llego el día establecido, una gran cantidad de microempresarios partieron a pie desde diferentes plataformas hasta la Plaza de Armas, quienes con pancartas y arengas pedían que las autoridades los escuchen, tal como es el caso de los trabajadores de “Don Manuel” ubicado en el ovalo de Mariscal Castilla del distrito de Miraflores, donde en dicho lugar, en su mayoría se venden, productos de ferretería. El Presidente, Elías Morales, sostuvo que esta situación afecta a 800 comerciantes.


A esta medida de protesta, se sumaron los integrantes, del centro comercial APCA- SUVVA, de la plataforma Andrés Avelino Cáceres, quienes pidieron que los dejen trabajar para generar ingresos económicos. Cabe mencionar que en dicha área, venden ropa, calzado, artículos para el hogar, electrodomésticos, entre otros productos no considerados de primera necesidad. El presidente, Esteban Flores, manifestó que, unos mil comerciantes, son los perjudicados.


Por su parte el secretario general de la FDTA, José Luis Chapa, manifestó que la medida afecta principalmente a quienes viven del día a día. Luego de la movilización presentarán un memorial en la prefectura de Arequipa, pidiendo al presidente de la República, Francisco Sagasti, para que levante la cuarentena. Además de exigir que se otorgue un bono universal que llegue a las familias más afectadas por la pandemia. Este contexto estaría afectando a más de 30 mil trabajadores.


Mientras tanto, en el Cercado de la ciudad, el representante del conglomerado de los centros comerciales de Siglo XX, René Illa, sostuvo que, estas medidas establecidas, no han tenido resultados, por tal razón enviaran un memorial al gobierno central, para que atienda el pedido de los microempresarios.

Ante esta situación, el aspecto económico no es el único afectado, también la salud mental, el médico psiquiatra, explico que, los casos de ansiedad y depresión, han incrementado en un 20% más, así mismo diariamente en el área de psiquiatría del hospital Goyeneche, se atienden a 40 pacientes.


Este actual contexto, tampoco es ajeno a las autoridades eclesiásticas, el Monseñor. Javier del Rio Alba, Arzobispo metropolitano de Arequipa, manifestó que, la población debe cumplir con los protocolos de bioseguridad, pero a su vez el gobierno debe garantizar, la reactivación de las actividades económicas.


Cabe mencionar que la Cámara de Comercio e Industria de Arequipa (CCIA), también mostro su descuerdo con las medidas, a través de un pronunciamiento que hicieron público, en donde argumentan que, la cuarentena no tiene sentido y no servirá de mucho sino se cuenta con pruebas moleculares, sino se realiza el cerco epidemiológico de las zonas de alto riesgo y si no se aplica una estrategia para mejorar los servicios de salud.


Los empresarios creen que la mejor manera de controlar los contagios es reduciendo los aforos de los espacios públicos, fiscalizando mejor el transporte público, que las Fuerzas Armadas controlen las aglomeraciones en los mercados y la mejor distribución de los negocios.