Letras La Gazzetta.png

Un 30% de centros y puestos de salud de la ciudad no cuenta con áreas para atención a pacientes Covid

La oficina de la Defensoría del Pueblo de la región Arequipa, demandó a la Gerencia Regional de Salud, evaluar con urgencia la asignación presupuestal que se brinda a los centros de salud que atienden a pacientes COVID-19, para dotarlos de manera directa de materiales de limpieza, bioseguridad y equipos de protección personal (EPP). 


A la fecha solo se han activado 22 centros de salud en la provincia de Arequipa para enfrentar al coronavirus y se ha detectado inequidad en la distribución del número de profesionales que laboran.


Durante la supervisión que realizaron en julio del presente año, los comisionados de la oficina defensorial a 15 centros de salud de la ciudad, detectaron que solo 70% cuenta con circuito para atención de pacientes COVID-19, pero sus ambientes no están separados apropiadamente, generando espacios de posible infección cruzada y solo el 50% cuenta con servicio de agua caliente en los baños para la desinfección del personal posterior a la atención.


Si bien se acondicionaron carpas fuera de la infraestructura, estas fueron gestionadas por sus propias direcciones y no cuentan con la seguridad de la Policía Nacional del Perú (PNP) ante situaciones de agresión al personal de salud.


El jefe de la oficina de la Defensoría del Pueblo en la región, Ángel María Manrique, sostuvo que urge ampliar, lo antes posible y de manera progresiva, la atención de los servicios de salud COVID-19 y no COVID-19 en todos los centros y postas de salud de Arequipa, dotándolos del presupuesto para el pago de servicios básicos de energía eléctrica, agua y telefonía móvil, de acuerdo a la Resolución Ministerial N° 225-2020-MINSA, que declara en alerta roja a los establecimientos de salud y oferta móvil complementaria a nivel nacional ante los efectos del coronavirus.


Señaló que, debe evaluarse una reorganización de la asignación del personal de salud en atención a la necesidad de cada centro de salud y asignar responsabilidades de teletrabajo al personal que ha obtenido licencia por edad o por alguna comorbilidad para la vigilancia epidemiológica. De la supervisión realizada se ha identificado que existen centros con más de 50 trabajadores y otros con al menos 5, de los cuales solo uno es médico, sin tener en cuenta la demanda en cada distrito.


Esto afecta directamente la atención a los ciudadanos, quienes vienen siendo atendidos por un número determinado de cupos de atención. Asimismo, solo el 50% de los centros de salud supervisados recibieron nuevo personal de salud contratado para el contexto de pandemia, sin embargo, al cabo de algunos días fueron reasignados al Hospital Honorio Delgado Espinoza.


“Los alcaldes de las municipalidades distritales de la provincia de Arequipa deben redoblar esfuerzos para que los comandos COVID-19 sean espacios de coordinación y trabajo conjunto, que brinden apoyo a los centros y puestos de salud de acuerdo a las competencias ediles. Asimismo, las comisarías deben disponer a la brevedad que, en sus planes de operaciones, se consideren una dotación diaria de personal policial que se encargue de la seguridad y orden en las carpas de atención COVID-19”, agregó el jefe de la oficina defensorial.


Si bien el abastecimiento de EPP, medicamentos, pruebas de descarte de COVID-19 para su utilización ha sido reportado como favorable, se debe garantizar su entrega de manera continua y oportuna, tomando en cuenta que la región sigue en incremento de número de contagiados.


Otro hallazgo del reporte concluye en que no existe personal necesario para el monitoreo (vigilancia epidemiológica) a los pacientes positivos ni para la conformación de equipos de respuesta rápida, lo que denota una gran debilidad en el sistema de atención primaria de salud.


Solo 50% cuenta con movilidad para su traslado y algunos no tienen chofer, situación que genera un alto riesgo de afectación de la salud y la vida de los pacientes diagnosticados como moderado o grave que requieran traslado y referencia a un hospital equipado. Solo el 20% de los 15 cuentan con material de sensibilización impreso con información sobre para los ciudadanos que son atendidos, pese a que debe llegar de manera clara y oportuna.


Asimismo, el 40% de los supervisados reportaron que por coordinación con la comuna recibieron apoyo en carpas y seguridad ciudadana, pero que se deben optimizar. La mayoría no ha tenido articulación con la PNP, Fuerzas Armadas, Programas Sociales, ni juntas vecinales; es necesario la articulación de mecanismos que permitan la participación de todos los actores en la lucha contra la pandemia del COVID-19 con participación del sector privado.


Finalmente, el jefe de la oficina de la Defensoría del Pueblo en Arequipa hizo un llamado a la unidad de todas las autoridades políticas y a la ciudadanía en general para enfrentar esta pandemia sumando todos los esfuerzos para garantizar la salud y la vida de todas las personas.