top of page

Invasión de terreno habría dejado parapléjica a joven en Tiabaya

Invasión de terreno habría dejado parapléjica a joven en Tiabaya

Lizbeth Quispe Calla, quedó parapléjica por el deslizamiento de un mirador de la Municipalidad de Tiabaya, allá por 2020. Sin embargo, el gerente Municipal del distrito, Miguel Ángel Vilca; advirtió que este se debió a una invasión ilegal de terreno, muy aparte del daño hecho a la joven.


El lugar de los hechos

El Pueblo Joven 8 de Diciembre, está ubicado en un cerro, la población que reside allí cuenta con viviendas de concreto y todos los servicios básicos; agua, luz, gradas, lozas deportivas, hasta miradores. Pero, tras él, se ubican casas de material noble, algunas de concreto, pero a medio construir; además, muchas de ellas, en abandono.


De acuerdo al procurador de la Municipalidad de Tiabaya, Julio Sarayasi; “estos terrenos han sido invadidos, y la han llamado Asociación Bellavista. Ellos no tienen servicios básicos, salvo la luz comunitaria, tampoco hay un proyecto de agua y desagüe, porque no es propicio para ser habitado”.

La invasión en este sector, habría empezado en 2016, y el mirador que estaba ubicado a la altura de la vivienda que sepultó a Lizbeth, data del 2011, puntualizó Sarayasi. De igual manera, destacó que estos miradores, contaron con los estudios técnicos pertinentes para su construcción.


El accidente

En plena temporada de lluvias; el 22 de febrero del 2020, ocurrió lo inimaginable, tanto que se hizo eco en medios de comunicación nacional. Ese día, a las 15:00 horas, 3 personas habían sido sepultadas por el derrumbe de un mirador; una joven de 18 años, un adolescente de 15 y un niño de 10. Quedaron atrapados en su vivienda de material noble y la pesada estructura de lo que había sido un mirador; entre sillares y calaminas, escombros y tierra, estuvieron por horas hasta ser rescatados.


Aquella joven, Lizbeth Quispe Calla, se llevó la peor parte. De acuerdo a su padre, Joaquín Quispe, la muchacha fue evacuada de emergencia al hospital Honorio Delgado; tenía fracturas en el cráneo, colapso pulmonar y destrozo en algunas vértebras de la columna, siendo esto último, el origen de su paraplejia.


La causa

Según Sarayasi, observó que los invasores “para ganar espacio; pican, rompen, palean, quitan o tiran lo que encuentren frente a ellos, en este caso, tierra y piedras. Ello les permite ganar algunos metros; sin embargo, no se dan cuenta que hacen crecer la pendiente. De por si este lugar, autodenominado Bellavista, ya es una pendiente, y los invasores lo agravan más”.


En consecuencia, Miguel Ángel Vilca, concluyó que esta situación se habría convertido en causa del accidente, por qué; “la tierra iba cediendo progresivamente, por tanto, el mirador se iba quedando sin soporte, sumado al peso, ocurrió la tragedia”, finalizó el gerente municipal de Tiabaya.


Cabe destacar, el acceso para llegar a donde ocurrió el percance de Lizbeth, es accidentado; al terreno empinado, se suman piedras, los pequeños caminos no son escalonados, es pura tierra, un desliz o malpaso desprevenido, te puede llevar al suelo o en el peor de los casos dar con otra vivienda construida metros más abajo.


Por otra parte, Sarayasi indicó que la municipalidad, de identificar ocupantes de terrenos inhabitables, solo pueden notificarles por su accionar; “nuestra competencia solo llega hasta allí, no podemos hacer más. También, advertimos a la provincia o región de lo que están invadiendo, pero Bellavista ya tiene 7 años, no han hecho nada hasta el momento”.


Tanto Vilca, Sarayasi, como el representante legal de Lizbeth, José Luis Ancalle, prefirieren obviar culpables. Todas las partes son conscientes del daño hecho, y también mostraron disposición para solucionar o resarcir de alguna manera el accidente que dejó parapléjica a Lizbeth.


Sin embargo, esta es una realidad que puede repetirse, la falta de planificación y fiscalización en el desarrollo urbano de Arequipa nos puede llevar a estos escenarios, o peores. En suma, el tráfico de terrenos se ha vuelto un lugar inhóspito, del que nuestras autoridades prefieren hacerse de la vista gorda. En una Arequipa, construida al 50% producto del tráfico de tierras y lotización informal, según un informe de la Cámara Peruana de la Construcción (CAPECO) del presente año.

Marx Barreto

PXL4VHDAQFHFJO4AVPYK6SVDDQ.jpg
PXL4VHDAQFHFJO4AVPYK6SVDDQ.jpg
bottom of page